.

GOTICO

↑ Grab this Headline Animator

..

mitos-mexicanos juegos gratis Creative Commons License Esta obra es publicada bajo una licencia Creative Commons.

.

.

-

,

domingo, diciembre 09, 2007

CUENTO O FABULA?? // De Sade


MARQUES DE SADE
CUENTOS Y FABULAS



LA FLOR DEL CASTAÑO

Se supone, yo no lo afirmaría, pero algunos eruditos nos lo aseguran, que la flor
del castaño posee efectivamente el mismo olor que ese prolífico semen que la
naturaleza tuvo a bien colocar en los riñones del hombre para la reproducción
de sus semejantes.
Una tierna damisela, de unos quince años de edad, que jamás había salido de la
casa paterna, se paseaba un día con su madre y con un presumido clérigo por la
alameda de castaños que con la fragancia de las flores embalsamaban el aire con
el sospechoso aroma que acabamos de tomarnos la libertad de mencionar.
-¡Oh! Dios mío, mamá, ese extraño olor- dice la jovencita a su madre sin darse
cuenta de dónde procedía-. ¿Lo oléis, mamá ... ? Es un olor que conozco.
-Callaos, señorita, no digáis esas cosas, os lo ruego.
-¿Y por qué no, mamá? No veo que haya nada de malo en deciros que ese olor
no me resulta desconocido y de eso ya no me cabe la menor duda.
-Pero, señorita…
-Pero, mamá, os repito que lo conozco: padre, os ruego que me digáis qué mal
hago al asegurarle a mamá que conozco ese olor.
-Señorita -responde el eclesiástico, acariciándose la papada y aflautando la voz-,
no es que haya hecho ningún mal exactamente; pero es que aquí nos hallamos
bajo unos castaños y nosotros los naturalistas admitimos, en botánica, que la
flor del castaño...
-¿Que la flor del castaño ... ?
-Pues bien, señorita, que huele como cuando se eyacula.

UN OBISPO EN EL ATOLLADERO

Resulta bastante curiosa la idea que algunas personas piadosas tienen de los
juramentos. Creen que ciertas letras del alfabeto, ordenadas de una forma o de
otra, pueden, en uno de esos sentidos, lo mismo agradar infinitamente al Eterno
como, dispuestas en otro, ultrajarle de la forma más horrible, y sin lugar a
dudas ese es uno de los más arraigados prejuicios que ofuscan a la gente
devota.
A la categoría de las personas escrupulosas en lo que respecta a las "b" y a las "f"
pertenecía un anciano obispo de Mirepoix que a comienzos de este siglo pasaba
por ser un santo; cuando un día iba a ver al obispo de Pamiers su carroza se
atascó en los horribles caminos que separan esas dos ciudades: por más que lo
intentaron los caballos no podían hacer más.
-Monseñor exclamó al fin el cochero a punto de estallar-, mientras
permanezcáis ahí mis caballos no podrán dar un paso.
-¿Y por qué no? -contestó el obispo.
-Porque es absolutamente necesario que yo suelte un juramento y Vuestra
Ilustrísimo se opone a ello; así, pues, haremos noche aquí si Ella no me lo
permite.
-Bueno, bueno contesto el obispo, zalamero, santiguándose-, jurad, pues, hijo
mío, pero lo menos posible.
El cochero blasfema, los caballos arrancan, monseñor sube de nuevo... y llegan
sin novedad.

¡QUE ME ENGAÑEN SIEMPRE ASI!

Hay pocos seres en el mundo tan libertinos como el cardenal de..., cuyo
nombre, teniendo en cuenta su todavía sana y vigorosa existencia, me
permitiréis que calle. Su Eminencia tiene concertado un arreglo, en Roma, con
una de esas mujeres cuya servicial profesión es la de proporcionar a los
libertinos el material que necesitan como sustento de sus pasiones; todas las
mañanas le lleva una muchachita de trece o catorce años, todo lo más,, pero con
la que monseñor no goza más que de esa incongruente manera que hace, por lo
general, las delicias de los italianos, gracias a lo cual la vestal sale de las manos
de Su Ilustrísimo poco más o menos tan virgen como llegó a ellas, y puede ser
revendida otra vez como doncella a algún libertino más decente. A aquella
matrona, que se conocía perfectamente las máximas del cardenal, no hallando
un día a mano el material que se había comprometido a suministrar
diariamente, se le ocurrió hacer vestir de niña a un guapísimo niño del coro de
la iglesia del jefe de los apóstoles; le peinaron, le pusieron una cofia, unas
enaguas y todos los atavíos necesarios para convencer al santo hombre de Dios.
No le pudieron prestar, sin embargo, lo que le habría asegurado
verdaderamente un parecido perfecto con el sexo al que tenía que suplantar,
pero este detalle preocupaba poquísimo a la alcahueta... «En su vida ha puesto
la mano en ese sitio comentaba ésta a la compañera que la ayudaba en la
superchería-; sin ninguna duda explorará única y exclusivamente aquello que
hace a este niño igual a todas las niñas del universo; así, pues, no tenemos nada
que temer ... »
Pero la comadre se equivocaba. Ignoraba sin duda que un cardenal italiano
tiene un tacto demasiado delicado y un paladar demasiado exquisito como para
equivocarse en cosas semejantes; comparece la víctima, el gran sacerdote la
inmola, pero a la tercera sacudida:
-¡Per Dio santo! -exclama el hombre de Dios-. ¡Sono ingannato, quésto bambino
ragazzo, mai non fu putana!
Y lo comprueba... No viendo nada, sin embargo, excesivamente enojoso en esta
aventura para un habitante de la ciudad santa, Su Eminencia sigue su camino
diciendo tal vez como aquel campesino al que le sirvieron trufas en lugar de
patatas: «¡Qué me engañen siempre así!» Pero cuando la operación ha
terminado:
-Señora -dice a la dueña-, no os culpo por vuestro error.
-Perdonad, monseñor.
-No, no, os repito, no os culpo por ello, pero si esto os vuelve a suceder no
dejéis de advertírmelo, porque... lo que no vea al principio lo descubriré más
adelante.

Seguidores

UNOS SITIOS PARA PERDERSE UN RATO

¿QUIERES SALIR AQUI? , ENLAZATE

RIMAS , FRASES , CITAS LITERARIAS

Loading...